Health Information

El esfuerzo vigoroso en el trabajo podría provocar ataques cardiacos y ACV

  • Home
  • Health Information
El esfuerzo vigoroso en el trabajo podría provocar ataques cardiacos y ACV

Un estudio observó las circunstancias de bomberos que murieron en el trabajo

MARTES, 25 de febrero de 2014 (HealthDay News) -- Un nuevo estudio de bomberos sugiere que el trabajo intenso y esforzado de emergencia puede provocar problemas cardiacos letales.

Los investigadores reunieron datos del Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacionales de EE. UU., y hallaron que entre los bomberos de servicio, hubo 199 eventos cardiovasculares letales entre 1998 y 2012.

De las muertes, 167 se debieron a ataques cardiacos, 12 a arritmias cardiacas, 3 a accidentes cerebrovasculares (ACV) y las demás a otras causas cardiovasculares variadas. La edad promedio de los bomberos que murieron fue de 49 años, y habían prestado servicios durante un promedio de 22 años.

La coautora del estudio, la Dra. Aveen Saed y sus colaboradores también reunieron información básica sobre cada bombero. Esto incluyó qué estaban haciendo en el momento en que murieron, su rango de edad, las afecciones de salud que tenían (como hipertensión y colesterol alto) y si fueron llevados al hospital.

Los investigadores calificaron las actividades que los bomberos estaban haciendo inmediatamente antes del evento cardiovascular como "leves a moderadas" o "vigorosas".

Conducir y salir de un vehículo se consideraron como tareas leves, mientras que cargar las mangueras pesadas, rescatar a alguien y correr se calificaron como vigorosas, explicó Saed, investigadora del Instituto del ACV Zeenat Qureshi en St. Cloud, Minnesota.

El estudio halló que 148 de los incidentes ocurrieron tras una actividad vigorosa que tardó, en promedio, unos 33 minutos. 86 de los bomberos estaban combatiendo activamente un fuego, y al menos 61 respondían a una emergencia.

Entonces, los investigadores observaron los factores de riesgo cardiaco personales de los 148 bomberos. 94 tenían colesterol alto y 94 hipertensión, mientras que 42 eran fumadores, 22 tenían diabetes y 46 tenían antecedentes familiares de enfermedad cardiaca.

De los 51 bomberos que realizaban una actividad física de leve a moderada, 38 tenían hipertensión, 34 tenían colesterol alto y 20 eran fumadores. Además, siete tenían diabetes y once tenían antecedentes familiares de enfermedad cardiaca.

"Nuestro estudio conciencia sobre el hecho de que estos eventos ocurren, y que ocurren debido a las actividades que los bomberos realizaban", señaló Saed. "Pero también tenemos que observar el hecho de que una mayoría de estos pacientes tenían otras [afecciones] como hipertensión y colesterol alto, y algunos fumaban".

Dijo que los resultados del estudio sugieren que las personas en las profesiones de emergencias y otros campos de trabajo que conllevan un trabajo pesado o episodios de trabajo vigoroso deben someterse a exámenes regulares de salud. "Los bomberos deben conocer sus factores de riesgo si participan en actividades vigorosas en el trabajo. Hágase chequeos regulares y revise los niveles de colesterol y azúcar, junto con pruebas de esfuerzo con ECG", aconsejó Saed.

El Dr. Chip Lavie es director médico de rehabilitación cardiaca y cardiología preventiva del Instituto Cardiaco y Vascular John Ochsner, en Nueva Orleáns. Dijo que "es bien sabido que el ejercicio de alta intensidad, además de un estrés mental alto, está asociado con ser desencadenantes de eventos cardiovasculares agudos".

Incluso en alguien bien entrenado, el esfuerzo físico vigoroso puede aumentar el riesgo de un evento cardiaco mayor, advirtió Lavie, quien no participó en el estudio.

"Sin embargo, si esa persona realiza ejercicio vigoroso con regularidad, el riesgo de un evento cardiaco podría estar reducido en las otras 22 horas del día en un 50 por ciento, de forma que el efecto neto es muy beneficioso", planteó.

Es probable que los bomberos estén más físicamente activos que el público general, apuntó, pero podría haber diferencias individuales significativas en la forma física general y en los riesgos cardiovasculares entre los bomberos.

"Los individuos con un riesgo alto podrían reducir el riesgo al maximizar el ejercicio regular y la condición física, además de mediante terapias como las aspirinas de bebé, el tratamiento de los lípidos [el colesterol], sobre todo las estatinas cuando sea adecuado", junto con un tratamiento para prevenir la hipertensión, señaló Lavie.

Los investigadores presentarán los hallazgos del estudio en la reunión anual de la Academia Americana de Neurología (American Academy of Neurology), que se llevará a cabo del 26 de abril al 3 de mayo en Filadelfia. Las investigaciones presentadas en reuniones se deben considerar como preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Más información

Para saber más sobre los signos de advertencias de un ataque cardiaco, visite la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) (http://www.heart.org/HEARTORG/Conditions/HeartAttack/WarningSignsofaHeartAttack/Warning-Signs-of-a-Heart-Attack_UCM_002039_Article.jsp# ).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com (http://holadoctor.com )

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

FUENTES: Aveen Saed, M.D., research fellow, Zeenat Qureshi Stroke Institute, St. Cloud, Minn.; Carl Lavie, M.D., professor, medicine, and medical director, cardiac rehabilitation and preventive cardiology, John Ochsner Heart and Vascular Institute, New Orleans, and Ochsner Clinical School, University of Queensland School of Medicine, Brisbane, Australia; Feb. 24, 2014, news release, and abstract, American Academy of Neurology annual meeting, April 26-May 3, 2014, Philadelphia