Health Information

Las tasas de obesidad de EE. UU. muestran señales de estar nivelándose

  • Home
  • Health Information
Las tasas de obesidad de EE. UU. muestran señales de estar nivelándose

Un estudio de los CDC halla que los niños muy pequeños parecen estar adelgazando, pero que más mujeres mayores son obesas

MARTES, 25 de febrero de 2014 (HealthDay News) -- La obesidad sigue siendo un gran problema en Estados Unidos, pero el implacable aumento de la báscula podría haberse nivelado, según los resultados más recientes de un estudio de los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC).

Un tercio de los adultos y un 17 por ciento de los niños y adolescentes son obesos, apuntaron los investigadores de los CDC, que se concentraron en más de 9,000 adultos y niños en 2011- 2012 y les compararon con cinco análisis anteriores sobre la obesidad de 2003-2004.

"Hallamos en general que no hubo cambio en los jóvenes ni los adultos", apuntó la autora del estudio, Cynthia Ogden, una epidemióloga.

Pero dentro de los grupos de edad específicos, los cambios en el peso eran aparentes. Más mujeres mayores son obesas, pero los niños muy pequeños parecen estar adelgazando.

Una especialista en obesidad infantil se mostró complacida con los hallazgos en general.

"Tiendo a ser optimista. El hecho de que veamos una nivelación es en realidad algo bueno", dijo la Dra. Sara Lappe, una pediatra de la sección de Pediatría de la Clínica Cleveland que se especializa en la obesidad infantil.

La obesidad en los adultos se define como un índice de masa corporal (IMC) a partir de 30. El IMC es un cálculo de la grasa corporal basado en la estatura y el peso. Por ejemplo, un adulto de 5 pies 9 pulgadas (aproximadamente 175 cm) que pese 203 libras (92 Kilos) tiene un IMC de 30 y se considera obeso.

La obesidad en los niños se define como un niño que tenga un IMC de o por encima del percentil 95 para los niños de la misma edad y el sexo.

Ogden dijo que los resultados sobre los niños en edad preescolar son un punto brillante en los hallazgos.

"Hallamos que entre los niños de preescolar, de 2 a 5 años, hubo un descenso significativo en la obesidad", apuntó Ogden. La prevalencia de la obesidad entre los niños de esa edad se redujo del 14 por ciento en 2003-2004 a alrededor del 8 por ciento en 2011-2012, anotó.

Lappe, de la Clínica Cleveland, señaló que "creo que esta parte del estudio en realidad es buena. Hay muchos programas de intervención temprana en Head Start y en los preescolares, y la educación directa a los padres podría estar comenzando a dar dividendos".

Lappe añadió que "con algo de suerte, a medida que [los niños] crezcan, observaremos un descenso en las cifras".

Los autores del estudio, que aparece en la edición del 26 de febrero de la revista Journal of the American Medical Association, reportan que en los últimos años el gobierno ha lanzado muchos programas y esfuerzos de salud preventiva para combatir la epidemia de obesidad en EE. UU.

Éstos incluyen nuevas medidas para las etiquetas de la comida implementadas por el Departamento de Agricultura de EE. UU., además de programas estatales y comunitarios patrocinados por los CDC, y el programa Let's Move de la Primera Dama Michelle Obama.

Pero aun así, las cifras generales no han bajado. De hecho, la prevalencia de obesidad aumentó en las mujeres a partir de los 60 años, de menos del 32 por ciento en 2003-2004 a más del 38 por ciento en 2011-2012.

En general, más de dos tercios de los adultos tienen sobrepeso o son obesos, y más del 6 por ciento son extremadamente obesos.

En los últimos ocho años no ha habido un gran impacto sobre la prevalencia, pero al menos hay una nivelación, señaló un experto en obesidad, el Dr. William Yancy, profesor asociado de medicina del Centro Médico de la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte.

"Hay muchos factores en competencia que dificultan que las personas gestionen su peso", dijo Yancy. "La genética tiene que ver, y las sustancias en la comida y en el ambiente podrían tener algo que ver. Claramente, el ambiente alimentario nos estimula a comer más y más alimentos ricos en calorías, y nuestro ambiente también fomenta que no seamos activos".

Esos factores hacen que mantener un peso saludable resulte "realmente difícil", lamentó. "Lo asemejo a lo difícil que es lograr que la gente deje de fumar", comentó Yancy. Al igual que el tabaquismo, quizá reducir la prevalencia conlleve unos cambios más profundos en las políticas, como impuestos y restricciones, pero es un asunto complicado, afirmó.

"La gente tiene que comer, pero no tiene que fumar, y hay mucha controversia sobre qué es una comida saludable y qué no lo es", planteó Yancy.

Ogden concurrió en que no hay una solución sencilla. "La obesidad es un problema multifactorial. Es muy complejo", apuntó, y añadió que la vigilancia de la obesidad continuará en EE. UU.

Más información

Para más información sobre los esfuerzos de la Primera Dama Michelle Obama por reducir la obesidad, visite el programa Let's Move ( http://www.letsmove.gov/ ).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com (http://holadoctor.com )

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

FUENTES: Cynthia Ogden, Ph.D., branch chief, NHANES Division, U.S. Centers for Disease Control and Prevention; Sara Lappe, M.D., pediatrician and childhood obesity specialist, Cleveland Clinic Children's, and director, Cleveland Clinic Children's BeWell Kids Clinic; William Yancy, M.D., associate professor of medicine, Duke University Medical Center, Durham, N.C.; Feb. 26, 2014, Journal of the American Medical Association