Health Information

La comida popular del sur podría ser nociva para los riñones

  • Home
  • Health Information
La comida popular del sur podría ser nociva para los riñones

Un estudio halla que la comida grasa y azucarada aumenta el riesgo de muerte vinculado con los problemas orgánicos

JUEVES, 14 de agosto de 2014 (HealthDay News) -- Los tipos de comida que muchos sureños parecen preferir (comida frita, bebidas dulces y comidas procesadas) podrían resultar letales para las personas que sufren de enfermedades renales, sugiere un estudio reciente.

Una dieta al "estilo sureño" se asoció con un riesgo de muerte un 50 por ciento más elevado en un periodo de seis años entre las personas con alguna enfermedad renal, hallaron los investigadores.

Los investigadores creen que el riesgo de muerte aumenta porque los pacientes renales tienen una capacidad limitada de filtrar las grasas, azúcares y minerales nocivos que contiene la dieta típica del sur.

"Las personas que sufren de una enfermedad de los riñones tienen más dificultades para deshacerse de muchas de las sustancias presentes en esos tipos de comida que es mala para uno", apuntó el autor líder del estudio, el Dr. Orlando Gutiérrez, experto renal de la Facultad de Medicina de la Universidad de Alabama.

Por la misma razón, una dieta rica en frutas y verduras parece reducir el riesgo de muerte en casi una cuarta parte en los pacientes renales, según el estudio, que aparece en una edición en línea de este mes de la revista American Journal of Kidney Diseases.

Pero se debe notar que el estudio solo pudo mostrar una asociación entre la dieta y el riesgo de muerte de las personas enfermas del riñón. No se diseñó para probar que los factores de la dieta provocaran directamente un riesgo más alto o más bajo de muerte.

Este es el primer estudio en identificar un patrón de dieta regional específico que parece resultar nocivo para las personas que sufren de enfermedad renal, señaló Gutiérrez.

"Es bien sabido que la región sur tiene malos resultados de salud en varias áreas que incluyen el accidente cerebrovascular, las enfermedades cardiacas y la sepsis, y que el estilo de dieta desempeña un rol", comentó.

Gutiérrez y su equipo abordaron la investigación con el objetivo de observar los patrones de dieta, en lugar de alimentos o nutrientes en concreto.

"Observamos si ciertos patrones de alimentación se correlacionaban con un mayor riesgo de muerte en los pacientes renales", dijo. "Deseábamos iluminar lo que la gente de verdad comía, en lugar de la ingesta de sal o grasa".

Los investigadores identificaron a casi 4,000 personas con enfermedad renal crónica que no habían iniciado la diálisis, y analizaron lo que esas personas comían con regularidad.

Los investigadores hallaron que los que comían sobre todo comida procesada y frita, vísceras y bebidas endulzadas, que son artículos populares en la dieta del sur, presentaban un aumento de poco más de un 50 por ciento en el riesgo de morir durante el periodo de seguimiento, que duró unos seis años.

La dieta del sur es rica en nutrientes que no se recomiendan a los pacientes renales, dijo Gutiérrez. Por ejemplo, la comida procesada tiende a contener mucha sal y fósforo, que los pacientes renales tienen dificultades para filtrar de la sangre y que pueden conducir a la hipertensión y las enfermedades cardiacas.

Lo mismo sucede con el azúcar, que abunda en el té dulce y los refrescos, que aumenta el riesgo de diabetes, y las altas dosis de grasa que contienen los alimentos fritos.

Esas sustancias nocivas podrían ser el motivo de que la región sureña recibiera su apodo tan poco halagador, el "cinturón del accidente cerebrovascular", comentó Thomas Manley, director de actividades científicas de la National Kidney Foundation.

"La gran mayoría de las muertes por las enfermedades renales se relacionan con las enfermedades cardiacas", apuntó Manley. "Si contrae una enfermedad renal, tiene muchas más probabilidades de morir de una enfermedad cardiaca (ataques cardiacos, insuficiencia cardiaca y accidente cerebrovascular) que alguien que no sufre de una enfermedad de los riñones".

Debido a que los pacientes renales que comían una dieta basada en plantas parecían tener una mejor tasa de supervivencia, es lógico que cambiar la dieta ayudaría incluso en el caso de que ya se padezca de enfermedad renal, apuntó Gutiérrez.

"Aunque esos individuos ya tenían alguna enfermedad renal, parecían tener mejores resultados con el tiempo en comparación con sus pares", dijo. "Haría una diferencia, en términos de cambiar los patrones dietéticos y elegir opciones más saludables al comer".

Pero el estudio también mostró que aunque una dieta saludable conformada sobre todo por alimentos integrales, frutas y verduras puede mejorar la supervivencia, no protegió a los pacientes contra la progresión hacia la insuficiencia renal y la diálisis.

"Esto no significa que comer una dieta saludable no ayude. Pero sugiere que un estilo de vida saludable en general (no fumar, hacer ejercicio y comer bien), la combinación de estas cosas, es lo más importante para la salud de los riñones", apuntó Gutiérrez.

Estos hallazgos podrían mejorar los consejos que los médicos dan a los pacientes renales sobre la comida, apuntó Manley.

"A veces, cuando intentamos aconsejar a nuestros pacientes sobre la dieta, tendemos a hacernos demasiado refinados", comentó. "Tendemos a decirles que reduzcan el sodio y el fósforo en la dieta, pero creo que para mucha gente eso no significa demasiado. Creo que es mejor hablar del hecho de que hay ciertos patrones de alimentación que son nocivos".

Más información

Para más información sobre las enfermedades renales, visite la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. (http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/kidneydiseases.html )

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com (http://holadoctor.com )

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

FUENTES: Orlando Gutierrez, M.D., associate professor, University of Alabama School of Medicine, Birmingham, Ala.; Thomas Manley, director, scientific activities, National Kidney Foundation; Aug. 1, 2014 American Journal of Kidney Diseases, online