HCA Gives $1 Million in Aid for Ebola Response
Health Information

Para los supervivientes a ataques cardiacos, más ejercicio no siempre es mejor, señala un estudio

  • Home
  • Health Information
Para los supervivientes a ataques cardiacos, más ejercicio no siempre es mejor, señala un estudio

Caminar y correr en exceso podría negar el efecto protector

MARTES, 12 de agosto de 2014 (HealthDay News) -- Se exhorta a los supervivientes a ataques cardiacos a que hagan ejercicio con regularidad para mejorar la salud del corazón, pero una investigación reciente sugiere que hay un punto en que se llega a un rendimiento decreciente.

"Más no siempre es mejor", aseguró el investigador del estudio, Paul Williams, científico de planta del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley en Berkeley, California.

Williams siguió a casi 2,400 supervivientes a ataques cardiacos de su estudio a largo plazo de personas que corrían y caminaban durante unos diez años. En general, un aumento en el ejercicio reducía su riesgo de morir por un ataque cardiaco en hasta un 65 por ciento, señaló.

Pero correr más de 30 millas (48 KM) por semana, o caminar más de 46 millas (74 KM) por semana tenía el efecto opuesto, ya que aumentaba en más del doble el riesgo de ataque del corazón, halló el estudio.

Durante el estudio de una década de duración, murieron 526 personas, casi tres cuartas partes debido a ataques cardiacos y enfermedades cardiacas.

Debido a que el estudio se limitó a los supervivientes de ataque cardiaco, Williams no puede decir si los hallazgos se aplicarían a adultos sanos que hacen un ejercicio intenso.

Los supervivientes a un ataque cardiaco que se ejercitaban en exceso eran una minoría, ya que apenas el 6 por ciento superaban las 30 millas al correr o las 46 millas al caminar cada semana, halló el estudio.

Para la mayoría de participantes, aumentar el ejercicio pero permanecer dentro de los límites moderados redujo significativamente el riesgo de muertes relacionadas con el corazón, halló Williams.

Los resultados no son sorprendentes, dijeron los expertos.

El estudio muestra que "no hay que hacer mucho ejercicio para obtener muchos beneficios" desde la perspectiva de la salud, afirmó el Dr. Carl Lavie, director médico de rehabilitación cardiaca y cardiología preventiva del Instituto Cardiaco y Vascular John Ochsner, en Nueva Orleáns.

Las Directrices de Actividad Física para los Estadounidenses aconsejan 150 minutos a la semana de ejercicio de intensidad moderada o 75 minutos de ejercicio de intensidad vigorosa.

"Pasarse de las recomendaciones es mejor que cumplirlas" para la reducción del riesgo de muerte por enfermedad cardiaca entre los supervivientes de ataques del corazón, apuntó Williams, pero solo hasta los puntos que halló.

No está seguro del motivo por el que los que hacían los niveles más altos de ejercicio experimentaron un aumento del riesgo de muerte por ataque cardiaco. Tampoco puede decir si los resultados aplican a otras actividades además de caminar y correr.

El estudio sí halló que los beneficios cardiacos de caminar eran equivalentes comparados con los de correr, siempre y cuando el gasto energético fuera igual: se tardará el doble de tiempo caminando para quemar el mismo número de calorías que corriendo.

El estudio aparece en la edición en línea del 12 de agosto de la revista Mayo Clinic Proceedings.

En la misma edición, unos investigadores españoles revisaron los hallazgos de 10 estudios publicados que observaban el efecto del entrenamiento de los deportistas de élite sobre la longevidad.

Ese estudio incluyó a más de 42,000 deportistas, la mayoría hombres, que habían jugado al fútbol americano y al béisbol, y practicado pista y campo y ciclismo. El estudio halló que los deportistas de élite vivían más tiempo que la población general. Esto sugiere que los efectos del ejercicio sobre la salud, sobre todo en la reducción del riesgo de enfermedad cardiaca y cáncer, no siempre se confinan a las dosis moderadas.

Ese hallazgo no necesariamente se contradice con el de la otra investigación, apuntó Lavie, coautor de un editorial que acompaña a los estudios.

"Al menos es reconfortante saber que una actividad deportiva previa altamente competitiva y de alto nivel no parece asociarse con un empeoramiento de la supervivencia" sino que en realidad la beneficia, dijo.

Además, el ejercicio que hacen los deportistas con frecuencia no es tan extremo como el de las personas que corren maratones, señaló.

Esto concuerda con lo que los cardiólogos siempre han recomendado, aseguró el Dr. James O'Keefe, otro coautor del editorial y cardiólogo del Instituto Cardiaco Mid-America del St. Luke en Kansas City, Missouri. "El ejercicio es lo mejor que puede hacer por su salud", aseguró, si se hace en moderación.

"Ser sedentario no es bueno, pero se puede exagerar", dijo.

La mitad de la población de EE. UU. hace muy poco ejercicio, estimó O'Keefe, y "quizá uno de cada 20 hace demasiado".

Según O'Keefe, si se hace ejercicio sobre todo por los beneficios para la salud, y no para la forma física, de 2.5 a 5 horas de ejercicio vigoroso por semana es bastante. O'Keefe y sus colaboradores también anotaron que descansar uno o dos días del ejercicio de alta intensidad cada semana también podría resultar beneficioso.

Más información

Para más información sobre el ejercicio y la enfermedad cardiaca, visite la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) (http://www.heart.org/HEARTORG/GettingHealthy/PhysicalActivity/FitnessBasics/American-Heart-Association-Recommendations-for-Physical-Activity-in-Adults_UCM_307976_Article.jsp ).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com (http://holadoctor.com )

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

FUENTES: Paul T. Williams, Ph.D., senior scientist, Lawrence Berkeley National Laboratory. Berkeley, Calif.; Carl ("Chip") Lavie, M.D., medical director, cardiac rehabilitation and prevention and director, exercise laboratories, John Ochsner Heart and Vascular Institute, New Orleans, La.; James O'Keefe, M.D., cardiologist, St. Luke's Mid-America Heart Institute, Kansas City, Mo.; Aug. 12, 2014 Mayo Clinic Proceedings